CÓMO ELEGIR LA “DEPURADORA” DE TU PISCINA – PQS Piscinas y Consumo, S.A

CÓMO ELEGIR LA “DEPURADORA” DE TU PISCINA

La elección del EQUIPO DE FILTRADO es primordial para mantener el agua de la piscina limpia, clara y saludable. Dependiendo del uso y las condiciones climatológicas, en temporada de baño se recomienda que el volumen completo de la piscina se filtre una vez al día, para lo que se aconseja un tiempo de filtración de 6 a 8 horas, esto es, toda el agua de la piscina debe pasar por el filtro diariamente durante ese periodo. En piscina pública, el tiempo máximo de filtración es de 4 horas.

En todo proyecto de construcción de piscina debe diseñarse un circuito de recirculación del agua atendiendo a tres fases diferenciadas: impulsión, aspiración y filtración.

Mientras en la IMPULSIÓN Y ASPIRACIÓN es el MATERIAL DE VASO (boquillas, skimmers, sumideros,..) quien juega un papel fundamental, en la FASE de FILTRACIÓN, los protagonistas son el FILTRO, la VÁLVULA y la MOTOBOMBA, lo que se conoce popularmente como “la depuradora”. Estos equipos pueden adquirirse por separado, aunque también existe la posibilidad de comprar el grupo de filtración completo o “COMPACTO”.

FILTRO

El filtro es el tanque o depósito al que llega el agua succionada por skimmers y sumidero gracias a la bomba, y que contiene un material especial de filtrado encargado de atrapar las partículas sólidas de suciedad y contaminantes del agua y devolverla limpia de impurezas al vaso. Existen diferentes tipos de filtro en el mercado, entre los que destacan:

  • Filtro de diatomeas, ofrecen los mejores resultados de filtración, entre 3 y 5 micras. Las diatomeas son uno de los tipos más comunes de fitoplancton, algas unicelulares que actúan como agentes filtrantes reteniendo la suciedad que llega el filtro y dejando pasar el agua. Su capacidad excepcional de filtración se refleja en los precios más altos del mercado, de ahí que no sean muy utilizados en piscinas privadas. Con los filtros de diatomeas no se recomiendan productos coagulantes como el floculante, porque con el paso del tiempo saturarían su capacidad de filtración y reponer diatomeas es un proceso sencillo pero costoso.
  • Filtro de cartucho, con capacidad de filtración de 20 a 30 micras. Basan la filtración en cartuchos reemplazables que deben limpiarse a menudo. Su gran ventaja es la facilidad de instalación y limpieza, por eso son empleados en la mayoría de piscinas desmontables y pequeñas, conocidas como MINIPISCINAS (inferiores a 10 m3). Estos filtros es recomendable sustituirlos cada año.
  • Filtros de arena, son los más populares. Tradicionalmente llamados filtros de arena por ser éste el material empleado como agente filtrante, ya que el agua se limpia al pasar por la masa granulada que forma el mineral. Dependiendo de la densidad de la arena utilizada la filtración será de 40 a 60 micras, habitualmente se coloca la arena más gruesa en la parte inferior del lecho filtrante y la fina en la superior, así evitamos que los granos más pequeños se cuelen por los difusores del filtro hacia la piscina.

Son el método más común de filtración en piscinas privadas, requiere un mantenimiento constante y una limpieza regular. Estos filtros tienen una gran durabilidad pudiendo superar los 10 años de vida útil, aunque a partir de los 8 años es aconsejable cambiarlos.

Cuando el filtro está sucio impide que el agua circule bien en su interior y aumenta la presión. Si el manómetro nos indica una subida de presión debemos hacer un “lavado” del filtro, un proceso sencillo que controlaremos desde la VÁLVULA SELECTORA. Asimismo, existen productos limpiadores de la arena como el PQS Desincrustantes de Filtros de Arena que favorecen su enjuague y evitan su apelmazamiento, igualmente es recomendable cambiarla cada 3 ó 4 temporadas aproximadamente.

En los últimos años, el cristal se ha convertido en otro material empleado en la carga de estos filtros. Fabricado a partir de vidrio reciclado es una alternativa a la arena más limpia y eficiente, ya que requiere menos material porque no se degrada y su vida útil es mayor.

TIPOS DE FILTROS DE ARENA

  • Filtros laminados, fabricados en poliéster reforzado en fibra de vidrio.
  • Filtros Inyectados, fabricados en plásticos técnicos: ABS.
  • Filtros Soplados, fabricado en polietileno, de una sola pieza, sin uniones, mediante un proceso de soplado.

 ¿QUÉ FILTRO ELEGIR PARA MI PISCINA?  

Para elegir el FILTRO de la piscina debemos tener en cuenta varios factores: tipo de piscina, volumen del vaso, el mantenimiento que tenemos pensado realizar,… En primer lugar, necesitamos conocer el caudal necesario para nuestro equipo de filtración:

  • Dimensiones del vaso: largo x ancho x profund. media = m3
  • Tiempo de filtración al día: 6 horas
  • Cálculo CAUDAL:

Volumen piscinas m3 / Tiempo de filtración h = m3 / h

Por ejemplo, para una piscina de 80 m3 y una recirculación de 6 horas, el caudal necesario es de 13,33 m3 / h, por lo que habría que buscar un filtro que admita ese caudal. Una sugerencia, siempre es importante sobredimensionar para evitar problemas, por lo que en este caso, si escogiéramos un filtro laminado, el filtro de Ø 600 mm sería nuestro elegido pues admite hasta 15 m3 / H.

LA VÁLVULA

La válvula selectora del filtro es la encargada de redirigir el agua en su ciclo de filtración y normalmente está situada en el lateral del filtro o en la parte superior. Cuando la válvula se sitúa en la parte superior del filtro, el acceso al interior de éste resulta más incómodo, pero el espacio que ocupa el conjunto de válvula y filtro es menor que si la válvula y sus conexiones estuvieran en el lateral. Otras válvulas instaladas en sitios estratégicos nos permiten controlar el resto del circuito de agua.

Normalmente las válvulas se clasifican por el número de vías, esto es, de salidas y entradas que tienen. La mayoría de nuestros filtros incluyen válvulas de 6 vías, aunque la válvula selectora del COMPACTO 300 tiene sólo 4 vías.

En una VÁLVULA DE 6 VÍAS, sus posiciones son:

  1. Cerrado, posición para no utilizar la depuradora, no hay circulación. No activar la bomba bajo ningún concepto en esta posición. Por ejemplo, la mayor parte del invierno o cuando queremos limpiar el prefiltro de la bomba.
  2. Filtrado, el agua pasa por la arena, entra por las crepinas, pasa por el colector y retorna a la piscina.
  3. Recirculación, cuando sólo queremos mover el agua de la piscina, sin que pase por el interior del filtro, su recorrido es bomba, válvula y piscina. Posición utilizada con cascadas y cañones.
  4. Lavado, si queremos limpiar la arena del filtro. Un buen indicador de la suciedad de la arena es el aumento de presión que se produce en el filtro, para valorarlo hay que observar si la presión se mantiene en los niveles óptimos señalados por el fabricante en el manómetro.
  5. Enjuague, con el lavado el ciclo de circulación del agua se invierte y será necesario un aclarado para que se asiente la arena y salga el agua con los restos de impurezas por el desagüe. El recorrido del agua es arena, crepinas, colector y va al desagüe, lo que permite desapelmazarla.
  6. Desagüe, para vaciar la piscina sin que el agua pase por el filtro, va directamente de la válvula al desagüe. Antes de conectar esta posición tenemos que asegurarnos que las válvulas de skimmer y limpiafondos están cerradas.

MOTOBOMBA

La motobomba es el corazón del sistema de filtración pues se encarga de aspirar el agua de la piscina hasta el filtro, y una vez filtrada, devolverla a la piscina por las boquillas de impulsión. Va conectada al filtro y debe ser compatible con él, no podemos poner una bomba muy potente a un filtro de arena pequeño y viceversa. La capacidad de filtración del filtro es limitada y si la bomba aspira más agua de la que puede ser filtrada, pueden crearse cavidades o huecos en la arena por los que pase el agua directamente sin llegar a ser filtrada.

Para que el volumen completo del agua de la piscina pase por el sistema de filtración en el periodo recomendado por la mayoría de profesionales piscineros, de 6 a 8 horas (4 horas en piscinas públicas), necesitamos una motobomba con potencia suficiente para mover todo ese circuito. Por eso para conocer la potencia necesaria de nuestra bomba, es necesario conocer el volumen de la piscina, y aplicar el mismo cálculo utilizado para la elección del filtro:

  • Dimensiones del vaso: largo x ancho x prof. media = m3
  • Tiempo de filtración al día: 6 horas
  • Cálculo CAUDAL:

Volumen piscinas m3 / Tiempo de filtración h = m3 / h

Por ejemplo, para una piscina de 80 m3 y una recirculación de 6 horas, el caudal necesario es de 13,33 m3 / h, por lo que habría que buscar una bomba que proporcione ese caudal.

Una sugerencia, siempre es importante sobredimensionar para evitar problemas, por lo que en este caso, si escogiéramos una Motobomba Auto-aspirante de PQS, la de 1,5 HP sería nuestra elegida pues admite hasta 15 m3 /h. La sobredimensión de la bomba deberá dar un caudal inferior al caudal máximo del filtro.

Además, es importante elegir una bomba adecuada a la tensión eléctrica del lugar donde se encuentre la piscina. En España, la tensión de funcionamiento en la mayoría de hogares es de 220-230V, corriente monofásica, y la mayoría de motobombas vienen preparada para esto, aunque hay algunas motobombas para 380V y corrientes trifásicas.

En líneas generales no se recomiendan sistemas de filtración con bombas inferiores a 0,75 CV, salvo en piscinas pequeñas o elevadas. Si estamos interesados en instalar un limpiafondos hidráulico debemos comprobar que la aspiración de nuestro equipo de filtración es suficiente, y seguir las indicaciones del fabricante.

El ruido medido en Decibelios (dB) es otro de los criterios a tener en cuenta para elegir bomba, normalmente estas bombas son silenciosas pero debemos comprobarlo en sus indicaciones técnicas para confirmarlo.

Las bombas de velocidad variable son una de las novedades del mercado de los últimos años, su ventaja radica en que regulan la velocidad del sistema, con lo que el caudal se adapta a las necesidades de la piscina.

 

Deja una respuesta